02 octubre 2007

INTERNACIONALIZACIÓN DE LA GASTRONOMÍA VENEZOLANA: MODA O CULTURA

Por: Alejandra Castillo

En el mundo de hoy las relaciones se estrechan en la medida que somos capaces de convivir en un mismo tiempo, es decir, si estamos compartiendo (intercambiando) elementos comunes a un lenguaje tecnológico, estético, moral. El fenómeno del marketing es sin duda la muestra clara de la lucha permanente por mantener estas relaciones, entre el objeto a comerciar y el consumidor, o bien entre un grupo de consumidores. La campaña publicitaria se enfoca en planear la venta de un producto o servicio mediante la incorporación de los distintos individuos (consumidores) dentro de grupos sociales específicos y generando distintos status de placer dentro de la sociedad. Este fenómeno propicia que los productos se muestren como escenarios positivos y de categorías, que sólo se forman en la mente del espectador, pero que en realidad son construcciones de cualidades y calidades utópicas. Ante estas situaciones nos encontramos inmerso en un mundo contemporáneo abocado y definido por “la moda”.
Es decir, cualquier producto de consumo al que nos enfrentamos hoy en día pretende seguir patrones de marketing que no implican de modo alguno una manifestación cultural. De esto no se escapa la llamada “gastronomía”, que ha sido víctima o quizás beneficiaria de la varita mágica del mercadeo. Hoy en día productos como el sushi se venden y reconocen internacionalmente, son cotidianos y accesibles. ¿Cuál es la fórmula? Que ha logrado convertirse en una “marca” dentro de las distintas sociedades, superando un -tiempo de mercado- en la medida que se ha ido re-creando a sí mismo constantemente. Todos sabemos que el sushi que encontramos en Venezuela no es el mismo que existe en Japón. Pero eso en realidad NO tiene importancia; lo significativo es la ilusión que se ha generado en torno a él, donde creemos vernos involucrados en otra “cultura” a través del acto de la alimentación.
En estos términos, ¿cuál es el camino de la internacionalización de la comida venezolana? En principio, entender que el fenómeno no lleva más que a convertirnos en moda. Sin embargo, como toda moda, pasa y se va. Entonces el reto es todavía mayor. Nuestra comida debe ser capaz de flexibilizarse lo necesario dentro del mundo contemporáneo, de manera que ocurra una renovación acelerada y permanente, y que sea capaz de mantenerse en el tiempo y lugar, sin dejar de lado el hecho de ser “comida venezolana”, o lo que va a ser identificada como comida venezolana.
Dentro del marketing figura una regla que apunta: "Si no se puede ser el primero en una categoría, se debe crear una nueva en la que se pueda ser el primero". ¿En qué puede la gastronomía venezolana ser la primera? Existen recetas venezolanas que a pesar de que la gente crea que son tradicionales, abundan en centro y sur América, cosa que quizás dificulta la entrada dentro de otros mercados, pero no lo excluye de la posibilidad de poder transmitir emociones distintas. Por otra parte, existen productos como la arepa y los quesos artesanales, que además de permitir la maleabilidad, son capaces de ser en sí mismos un concepto. Entonces, la finalidad es involucrar todo el aparato que afecta a este rubro, en una meta común y con plazos concretos; entes como gobierno e instituciones, la industria alimentaria, los cocineros, los restaurantes, y también los estudiantes. La labor va más allá de identificarnos con nuestros platos, está en querer ofrecer y permanecer en la oferta.


1 comentario:

eres YO dijo...

Muy Bueno Alejandra...

Saludos,

Merlín Gessen

Nuestra misión es ser el equipo de cocineros creativos e innovadores que, aprendiendo de la diversidad de nuestros valores y tradiciones, adquiriendo conocimientos, técnicas y experiencias, lograremos alcanzar el éxito y así hacer de la cocina nuestro oficio.